Lifestyle Medicine: A Brief Review of Its Dramatic Impact on Health and Survival

Medicina del estilo de vida

Cita APA

Bodai, B. I., Nakata, T. E., Wong, W. T., Clark, D. R., Lawenda, S., Tsou, C., Liu, R., Shiue, L., Cooper, N., Rehbein, M., Ha, B. P., Mckeirnan, A., Misquitta, R., Vij, P., Klonecke, A., Mejia, C. S., Dionysian, E., Hashmi, S., Greger, M., Stoll, S., … Campbell, T. M. (2018). Lifestyle Medicine: A Brief Review of Its Dramatic Impact on Health and Survival. The Permanente journal, 22, 17–025. https://doi.org/10.7812/TPP/17-025

Enlace directo

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5638636/

6536-lifestyle-medicine-a-brief-review-of-its-dramatic-impact-on-health-and-survival.html

Título

Medicina del estilo de vida: una breve reseña de su impacto dramático en la salud y la supervivencia

Año, medio de publicación y autores

Publicado el 20 de septiembre de 2017 en la revista The Permanente Journal. Revista de ciencias médicas, ciencias sociales en medicina y humanidades médicas con índice MEDLINE.

Más de 20 autores firman este informe, son médicos de distintas especialidades que desarrollan su labor en diferentes centros médicos. Se puede acceder a información concreta sobre ellos desde cada uno de sus nombres en los enlaces directos del artículo.

Palabras clave

Estilo de vida, bienestar, estrés, salud, enfermedad, prevención, resiliencia emocional, cambio.

Método utilizado

Este artículo revisa la evidencia de la implementación de recomendaciones de la Medicina del Estilo de Vida y su impacto en las personas que están enfermas. Se trata de un estado de la cuestión de estudios que hacen referencia a Enfermedades Cardiovasculares, Cáncer, Obesidad, Diabetes tipo 2 y Enfermedades Inflamatorias.

Resumen

«Al ignorar las causas profundas de la enfermedad y descuidar dar prioridad a las medidas de estilo de vida para la prevención, la comunidad médica está haciendo daño a las personas. Las naciones avanzadas, influenciadas por un estilo de vida occidental, se encuentran en medio de una crisis de salud, resultado en gran parte de las malas elecciones de estilo de vida. Los estudios epidemiológicos, ecológicos e intervencionistas han indicado repetidamente que la mayoría de las enfermedades crónicas, incluidas las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y la diabetes tipo 2, son el resultado de estilos de vida alimentados por una mala nutrición y la inactividad física.

En este artículo, describimos la práctica de la medicina de estilo de vida y su poderoso efecto en estos modernos instigadores de discapacidad prematura y muerte. Abordamos los beneficios económicos de la medicina de estilo de vida basada en la prevención y su efecto en nuestro sistema de atención médica: un sistema al borde de la bancarrota. Recomendamos cambios vitales a un curso desastroso. Muchas muertes y muchas causas de dolor, sufrimiento y discapacidad podrían evitarse si la comunidad médica pudiera implementar y compartir efectivamente el poder de las opciones de estilo de vida saludable. Creemos que la medicina del estilo de vida debe convertirse en el enfoque principal para el tratamiento de las enfermedades crónicas y, lo que es más importante, su prevención. Para las generaciones futuras, para nuestra propia salud y para el juramento hipocrático que juramos defender («Primero no hacer daño»), la comunidad médica debe tomar medidas. Esperamos que la información presentada inspire a nuestros colegas a realizar investigaciones sobre medicina para el estilo de vida e incorpore dichas prácticas en su cuidado diario de los pacientes. El momento para hacer este cambio es ahora».

Elegimos este artículo porque aborda la medicina desde un punto de vista novedoso: pone su foco en el estilo de vida de las personas para promover su estado de salud. La Medicina del Estilo de Vida considera claves los hábitos cotidianos para mantener una buena salud: la alimentación, el ejercicio físico, la resiliencia emocional  y la gestión del estrés.

La Medicina del Estilo de Vida considera que las enfermedades crónicas como la diabetes y la obesidad así como el cáncer y las enfermedades cardiovasculares e inflamatorias no solo deben de tratarse con fármacos sino también con cambios en los hábitos de vida de las personas

Nos interesan todas las líneas de investigación que abren nuevos caminos para abordar la salud de las personas. En este caso, la Medicina del Estilo de Vida incide justamente en el día a día de las vida de las personas, en todos los pequeños gestos que podemos hacer en nuestra vida cotidiana para atender el equibrio de nuestro organismo y aprender a vivir en salud..

Conclusión

«Durante demasiado tiempo, los pacientes han experimentado enfermedades crónicas debido a que nuestro sistema de atención médica no ha desempeñado un papel proactivo en la promoción de la alimentación saludable, la vida activa y la promoción de la resiliencia emocional (consulte la barra lateral: una nota especial sobre la resiliencia emocional). La comunidad médica se ha enorgullecido de anunciar logros importantes en la atención médica y su impacto, pero un análisis reciente sobre la mortalidad cardiovascular pone en tela de juicio tales avances; la disminución de la tasa de ECV que se ha observado desde la década de 1970 parece estar disminuyendo a un ritmo más lento.119 Los avances en la supervivencia de la ECV ya no se acercan a la tasa anterior de disminución a pesar de las mejoras en el tratamiento. Quizás el manejo de la ECV debería centrarse más en las recomendaciones y la prevención del estilo de vida que en el tratamiento una vez que la enfermedad se ha vuelto sintomática. Además, se ha sugerido que la disminución observada recientemente en la incidencia de cáncer puede estar relacionada con la recesión de 2008, que puede haber disminuido la accesibilidad de detección para muchos.120 Se reconoce cada vez más que el verdadero problema en la atención médica, el estilo de vida, debería convertirse la prescripción primaria para las principales causas de enfermedad que resultan en las tasas más altas de mortalidad.4–7,9,22 El lento progreso en la disminución de las tasas de mortalidad por ECV incriminan una dieta poco saludable y un estilo de vida sedentario como factores contribuyentes principales.121

La medicina del estilo de vida aborda los principios que son la piedra angular de la salud y el bienestar. Debe revisarse la práctica actual de prescribir medicamentos o realizar una cirugía para casi todas las enfermedades. Un cambio de paradigma a la medicina del estilo de vida necesita una implementación urgente. Se han demostrado efectos dramáticos con intervenciones de estilo de vida en pacientes con afecciones crónicas. Varios estudios grandes han demostrado de manera concluyente que las modificaciones en la dieta y el ejercicio no solo mejoran sustancialmente la supervivencia a largo plazo, sino que también hacen que el retrato se acerque más a la salud total5,105,116,122,128,129.

Los efectos aditivos del daño celular, las condiciones crónicas y las prácticas de estilo de vida parecen situarnos en un riesgo cada vez mayor de ECV y cáncer (Figura 4). Los factores de riesgo son interactivos y deben ser reconocidos como tales. Aquellos que entran en la categoría de alto riesgo en la Figura 4 necesitan atención urgente e intervenciones de estilo de vida.

Junto con nuestro crecimiento del conocimiento, viene la oportunidad de intervenir en la prevención de la enfermedad. Recientemente se ha reconocido un cambio increíble en la atención del cáncer debido a los avances tecnológicos, y ahora se ha demostrado que la preparación del sistema inmunológico es eficaz para tratar a pacientes con una amplia variedad de tumores malignos. La epigenómica puede desempeñar un papel importante en nuestras capacidades inmunogenéticas y, como tales, las modificaciones en el estilo de vida, que han demostrado tener influencia en la modulación de los perfiles de expresión genética, son dignas de investigación adicional. Los cambios en la dieta y el estilo de vida pueden y deben llevarse a cabo para evitar malos resultados.136

Los motivos de lucro desempeñan un papel importante en la industria alimentaria, así como en “Big Pharma” y en el cuidado de la salud; por lo tanto, la entrega de información y el cuidado de los pacientes pueden convertirse ellos mismos en víctimas de la política. La mayoría de las enfermedades crónicas están influenciadas por el estilo de vida y representan el 75% o más de los costos de atención médica.4,137 Desde 2010, casi el 18% del producto nacional bruto de los EE. UU. Se ha gastado en atención médica, que superó los $ 3.0 trillones en 2015.138.139 Pocos de estos dólares se han gastado en identificar las verdaderas causas subyacentes de las enfermedades crónicas de los pacientes. Las recomendaciones de estilo de vida, como tratamiento primario de la enfermedad, no se reconocen como una prioridad. Si continuamos con nuestra ruta actual de tratamiento de los factores de riesgo y las enfermedades avanzadas, los costos de la atención continuarán aumentando y el sistema de atención médica se acercará a la bancarrota en un futuro cercano.

Dados los beneficios de las intervenciones de medicina para el estilo de vida, parece que nuestro sistema de atención médica se apresuraría a adoptar este movimiento; Sin embargo, nada podría estar más lejos de la verdad. A lo largo de las décadas, los principales defensores de las intervenciones en el estilo de vida han enfrentado resistencia o marginación. Dicha resistencia al cambio tiene que ver con barreras en múltiples niveles que afectan a pacientes, clínicos, administradores, gobierno y la sociedad en general.

Los profesionales de la salud y los administradores a menudo se centran en la conclusión es que es difícil dirigir los recursos hacia prácticas nuevas e innovadoras, dado los bajos índices de reembolso por asesoramiento sobre cambios en el estilo de vida. Además de esto, pueden temer que los pacientes encuentren tales cambios difíciles y no sostenibles. Hace mucho tiempo que estamos atrasados ​​en un «replanteamiento» sobre el cuidado de la salud para lograr un papel más directivo en la intervención en el estilo de vida de los pacientes.

A pesar del status quo, hay una gran cantidad de interés en la medicina del estilo de vida y el hambre de cambio. Existe razón para el optimismo. El creciente interés en los programas de bienestar y la incorporación del yoga, el tai chi y las prácticas de atención plena son ejemplos de actitudes cambiantes. Integrar la medicina del estilo de vida en la práctica clínica en las áreas de alimentación, nutrición, ejercicio y reducción del estrés es cada vez más común. Múltiples organizaciones, incluidos los sistemas de atención médica y grandes corporaciones exitosas, se han dado cuenta de los enormes beneficios de un estilo de vida saludable no solo para el bienestar sino también para influir positivamente en la mejora de la productividad.

Es hora de que la comunidad médica intervenga y brinde el tratamiento adecuado cuando se enfrente a condiciones prevenibles. Muchas condiciones son reversibles con la educación y el apoyo continuo a los pacientes con respecto a los cambios en el estilo de vida. Abordar la causa raíz de las enfermedades y tomar medidas correctivas inmediatas puede evitar la crisis de la atención médica y restablecer una base sólida para los pacientes y la comunidad médica. La práctica de la medicina siempre está evolucionando, y la comunidad médica debe mantener el ritmo de la nueva información a medida que esté disponible para implementar las mejores prácticas. La creación de un cambio requiere coraje y la voluntad de pensar creativamente a medida que comenzamos a cambiar nuestro sistema médico de uno caracterizado por la atención de enfermos a uno que merece la etiqueta de atención médica.

Muchos de nuestros colegas se sienten incómodos al abordar los problemas del estilo de vida, ya que sienten que no están calificados para tales preocupaciones, a pesar del hecho de que muchos de sus pacientes buscan esa información. Hay múltiples cursos disponibles, en numerosas conferencias y programas en línea, donde los profesionales pueden obtener fácilmente el conocimiento que necesitan para promover un estilo de vida saludable.

La escalada de los costos de atención médica y el impacto en la prestación de atención son enormes y están subestimados. Las proyecciones de enfermedades crónicas carecen de un pronóstico preciso debido a nuestro respaldo continuo a un estilo de vida occidental pobre. Nos hemos convertido en una sociedad que ha adoptado un estilo de vida de conveniencia y disponibilidad, impulsada por la tecnología y la desinformación. Ya no estamos obligados a buscar alimentos y nutrientes; las computadoras y la electrónica han reemplazado la actividad física.

Es hora de cambiar nuestro destino de salud cambiando nuestra actitud hacia un estilo de vida saludable. Es hora de pasar de un estado de enfermedad a un estado de salud. Es hora de comer sano, estar activo y disminuir el estrés.

Debemos abordar el impacto de los cambios en el estilo de vida en nuestras generaciones futuras. Numerosos estudios han demostrado que el impacto positivo de un estilo de vida saludable avanza a medida que los niños maduran.

Nos encargamos de proporcionar a los pacientes la información que necesitan para vivir una vida larga y saludable, que se puede lograr fácilmente a través de la práctica de la medicina de estilo de vida. Se ha dicho que nosotros, como cuidadores, les debemos a nuestros pacientes esta información para mantenernos sanos y saludables.3 Al cambiar la medicina a una cultura que enseña el estilo de vida, los pacientes pueden tomar el control de su propia salud.

Se ha demostrado que la adhesión a un estilo de vida saludable, que incluye alimentos integrales, un régimen de dieta a base de plantas y ejercicio moderado, resulta en una pérdida de peso a largo plazo comparable a la de las dietas con calorías «reducidas» convencionales, pero con mejores resultados en general salud. Un enfoque en el estilo de vida incluye comprender los cuadrantes de la salud: alimentación saludable, vida activa, peso saludable y resiliencia emocional. Esto se puede lograr adoptando un estilo de vida saludable, y nuestro objetivo es entregar este mensaje.

Todos debemos preocuparnos por el bienestar de los demás. Es hora de salvar a nuestros pacientes, así como a nosotros mismos. La medicina, tal como se practica actualmente, se está acercando a un punto de inflexión estratégico; Una necesidad de cambio debe ser reconocida e instituida. Los profesionales, proveedores de seguros y agencias gubernamentales deben informar a la población que hemos identificado las causas de muchas de nuestras enfermedades y deben implementar un plan para detener y revertir estas condiciones. Se debe corregir la idea errónea de que muchas enfermedades crónicas son simplemente el resultado del envejecimiento. Las enfermedades como la hipertensión, la enfermedad cardíaca, la diabetes y la osteoartritis no son resultados inevitables del envejecimiento, sino que son un producto final de los malos estilos de vida. Para aquellos de nosotros que buscamos soluciones a nuestra crisis de atención médica, la gran necesidad de medicina de estilo de vida en la práctica diaria es evidente. Se deben identificar y poner en marcha iniciativas que se centren en la promoción del bienestar. Nos estamos quedando sin tiempo para revertir una tendencia destructiva. Nuestra supervivencia y la supervivencia de la próxima generación están en riesgo. La modernización de nuestra civilización ha llevado al nacimiento de muchas enfermedades actuales, en gran parte debido a la adopción de un estilo de vida del siglo XXI. Nuestros problemas de salud son hechos por el hombre y, por lo tanto, solucionables. Debemos multiplicar nuestra sabiduría con respecto al futuro de la salud, nuestra atención médica y nuestra supervivencia. Nos esforzamos constantemente para proteger a las especies en peligro de extinción, mientras que, de hecho, puede ser que nosotros mismos estemos mucho más cerca de la extinción».

La vida en salud lleva implícita la prevención de la enfermedad. Todo lo que podamos hacer para mejorar las sensaciones que genera la manifestación de un síntoma influirá en nuestra calidad de vida. De todos los aspectos que menciona el artículo como hábitos para una vida en salud la Bioneuroemoción tiene justamente como eje fundamental la resiliencia emocional y la gestión del estrés.     

La Medicina del Estilo de Vida pone su foco no tanto en luchar contra la enfermedad sino en prevenirla, promoviendo una forma de vida que favorezca la salud. La Bioneuroemoción es un método humanista que promueve también una inversión de la mirada poniendo la atención en la interpretación personal de la situaciones vividas y la propia historia personal. Esta autoindagación como hábito fomenta la atención en el presente y un diálogo interno más saludable. 

Aplicabilidad a la Bioneuroemoción

«El ochenta por ciento de la población quiere vivir en un mejor estado de salud pero no sabe cómo perseguirlo».

«La medicina de estilo de vida aborda las recomendaciones básicas, que pueden prolongar la vida y permitir que los pacientes vivan más tiempo, tengan mejor salud, tengan menos discapacidades y tengan una mejor calidad de vida. Las recomendaciones de intervención en medicina de estilo de vida son alimentación saludable, vida activa, peso saludable y resiliencia emocional».

«Nos hemos convertido en víctimas de tres enfermedades principales endémicas del mundo occidental: la inflamación, la obesidad y la diabetes tipo 2, que están estrechamente relacionadas entre sí y en gran parte son el resultado de una mala elección de estilo de vida. Combinadas, estas enfermedades son letales. Esa es la mala noticia. La buena noticia es que ahora podemos afectar a estos «invasores» de nuestra salud a través de cambios en el estilo de vida. Los informes recientes han abordado la importancia de las intervenciones en el estilo de vida (mantener un índice de masa corporal saludable [IMC], una dieta saludable, aumentar la actividad física y controlar el estrés) en el manejo de enfermedades crónicas».

«La resiliencia emocional se define como la capacidad de una persona para responder a una situación adversa y, lo que es más importante, un retorno al estado de salud de referencia antes del evento. Los factores que afectan o afectan la resiliencia emocional incluyen depresión, ansiedad, estrés, insomnio y la presencia de comorbilidades, es decir, afecciones crónicas adicionales».

«El estrés es difícil de medir científicamente debido a su omnipresencia en la vida cotidiana».

«El estrés provoca que el sistema inmunitario del cuerpo reaccione al iniciar una respuesta a los irritantes externos, de la misma manera que lo hace en reacción a las intrusiones bacterianas, virales o químicas».

«El estrés crónico y la mala salud, como el desarrollo de ECV y el cáncer, están vinculados. El acortamiento de los telómeros se ha asociado con la aparición de tumores malignos y el proceso de envejecimiento, que en sí mismo es un factor de riesgo importante para el desarrollo del cáncer. Se ha demostrado que el estrés crónico «acorta» los telómeros».

La Bioneuroemoción se presenta como un recurso que contribuye a la «promoción de la reisliencia emocional» y favorece la «reducción del estrés». La Bioneuroemoción aporta un acompañamiento proactivo a todas las personas que necesitan gestionar sus conflictos, bien sean problemas propios de la vida cotidiana, tratamientos médicos concretos o situaciones de impacto.

La Bioneuroemoción nos ofrece recursos para dotar de sentido personal la situación que estamos viviendo e integrarla como parte de nuestro propio proceso de evolución. Este sentido, que es particular para cada persona, nos lleva a ampliar la comprensión de lo vivido y, en consecuencia, a ser de forma natural más resilientes y a gestionar el estrés desde un estado de ánimo más calmado y equilibrado.

La Medicina del Estilo de Vida no trata tanto de curar sino de aprender a vivir con salud aprendiendo hábitos saludables.Como bien dice el artículo las personas quieren vivir mejor pero no saben cómo hacerlo. En esta línea, integrar la Bioneuroemoción como hábito de vida contribuye al desarrollo de habilidades internas que favorecen el equilibrio interno y la salud de las personas.

Artículo original

Lifestyle Medicine. A brief review

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here