Emoción y percepción: el papel de la información afectiva

Emoción y percepción: el papel de la información afectiva

Emoción y percepción: el papel de la información afectiva

Jonathan R. Zadra and Gerald L. Clore

 

Introducción

Para los científicos que estudian la percepción, así como para los que estudian la emoción, la idea de que la emoción altera la percepción de forma rutinaria puede parecer completamente extraña. La mayoría de nosotros asumimos bastante razonablemente que cuando miramos una colina, por ejemplo, la inclinación en nuestra imagen visual es más o menos la inclinación de la colina en el mundo. Sin embargo, la realidad es que la inclinación es mucho menos pronunciada de lo que parece (la mayoría de las personas perciben que una pendiente de 5 grados es de 20 grados o más) . Además, nuestra percepción de la inclinación cambiará de una ocasión a otra dependiendo de nuestro estado de ánimo. Por ejemplo, cuando nos sentimos tristes, percibimos que la colina es más empinada que cuando nos sentimos felices. Tales hallazgos indican que la percepción de la distribución espacial está de hecho influenciada por factores no ópticos, incluida la emoción.

En este artículo, revisamos la evidencia de una variedad de influencias emocionales en la percepción visual. En lugar de un solo mecanismo general que los explica a todos, parece que intervienen varios procesos. Por lo tanto, discutimos las explicaciones de los candidatos mientras revisamos los hallazgos específicos. Los fenómenos emocionales discutidos incluyen efectos en los procesos visuales tempranos, enfoque perceptual global vs. local, susceptibilidad a las ilusiones visuales y percepciones de los ambientes naturales. Proponemos una visión funcional en la que se puede ver que las influencias emocionales en la percepción evolucionan con el fin de minimizar los resultados negativos y maximizar los positivos, una visión coherente con la hipótesis del «afecto como información» . De manera más general, proponemos que la emoción influye en la percepción en interés del mantenimiento de los recursos.

Limitación: 

El lector notará que, aunque este artículo se refiere a la emoción y la percepción, consideramos sólo las influencias emocionales en la percepción y no lo contrario. Sin embargo, debe entenderse que la percepción también es fundamental para la emoción. De hecho, muchas emociones surgen inmediatamente después de la percepción de estímulos emocionalmente evocadores, algunas requieren más interpretación (aumento de los precios del gas) y otras menos (serpientes, arañas). 

Conceptos:

Discriminación por miedo y orientación.

La excitación emocional guía la atención de modo que la atención de las personas tiende a atraer objetos que están despertando. De hecho, hace algunos años, Herbert Simon propuso que una función principal de la emoción es interrumpir y reordenar las prioridades de procesamiento. Por lo tanto, es probable que incluso el jugador de ajedrez más ávido detenga su juego al darse cuenta de que su casa está en llamas. Como veremos, algunas de las influencias importantes de la emoción en la percepción están mediadas por la atención, pero la emoción también puede influir en los procesos perceptivos pre-atentos. Los resultados de varios estudios analizados alientan una visión del cerebro en la que los procesos de alto y bajo nivel interactúan continuamente, una visión en la que resulta menos sorprendente que la emoción pueda afectar la percepción.

 

El estado de ánimo y la percepción global-local

La gente a veces dice que una persona «no puede ver el bosque por los árboles». Al hacerlo, implican una incompatibilidad entre las percepciones de los detalles y las percepciones de todos. Algunas condiciones fomentan la percepción global y otras fomentan la percepción local, pero las personas generalmente muestran una tendencia a procesar globalmente. Aparentemente, esto no es cierto para individuos autistas o para individuos en ciertas culturas [que ven más fácilmente los detalles locales.

La emoción también influye en si las personas se centran en el bosque o en los árboles. Hallazgos en diversas investigaciones comentadas en el artículo respaldan la idea de que el estrés reduce la atención. Cuando los investigadores inducen estados de ánimo felices o tristes, los participantes a menudo adoptan un estilo de percepción global, mientras que los que están tristes adoptan una percepción local.

Parece, por lo tanto, que el afecto positivo puede facilitar cualquiera que sea la orientación dominante en lugar de estar específicamente vinculado a un enfoque global. Por lo tanto, si uno se enfoca en el bosque global o en los árboles locales, de hecho está influenciado por el estado emocional actual. Sin embargo, en lugar de reflejar una conexión directa con la percepción, estos datos indican que el afecto positivo puede potenciar (y el afecto negativo puede inhibir) una vista grande o pequeña, dependiendo de cuál sea la dominante en una situación dada.

 

El estado de ánimo y la ilusión de Ebbinghaus

La tendencia del afecto negativo a llevar a un estilo de percepción local también es evidente en la investigación sobre ilusiones visuales. Se encontró que los estados de ánimo tristes reducen los efectos del contexto y aumentan la precisión de los juicios sobre la temperatura del agua tibia después de la exposición a agua fría o caliente y del peso de una caja de un kg después de levantar una caja más pesada.

Emoción y atención

A veces se considera la atención como un foco que dirige los recursos de procesamiento limitados hacia los estímulos más relevantes. 

Los estudios que examinan el papel de la emoción en la atención han resuelto que el miedo y la ansiedad desvían la atención hacia estímulos amenazadores, incluidas las palabras y las imágenes. Por lo tanto, la atención selectiva puede servir para facilitar el procesamiento de la información sobre amenazas. Pero, por supuesto, si el afecto gobierna la atención y la atención a su vez gobierna el afecto, entonces cuando el afecto atrae la atención de la gente hacia posibles peligros, es probable que provoque estrés y ansiedad.

Y al contrario las reacciones afectivas positivas señalan oportunidades en lugar de peligros, lo que plantea la pregunta de si el afecto positivo también dirige la atención. Por supuesto, también es probable que la atención al alza, más que al lado negativo, de los eventos aumente el estado de ánimo y el bienestar subjetivo.

Efectos de la motivación y la emoción.

Vigilancia

La investigación sugiere que los procesos de nivel superior también pueden desempeñar un papel. Los resultados sugieren que los chismes y otra información social pueden sintonizar el sistema visual, ayudando en la detección de personas que deben evitarse sin requerir ninguna experiencia negativa directa con ellos. Esta idea de que la importancia emocional de los objetos puede hacerlos más fáciles de ver.

 

Motivación

Hace años, la «Nueva imagen» en la percepción proponía que la percepción debería estar influenciada por la motivación. 

La hipótesis básica de que la motivación podría afectar la percepción ha sido revisada desde entonces. La evidencia reciente muestra que, por ejemplo, las personas que tienen sed perciben que un vaso de agua es más alto que los que no tienen sed. 

Los restulados sugieren nuevamente que los objetivos pueden ajustar el sistema visual para ver el mundo de manera coherente con la motivación.

 Percepción espacial

Los efectos emocionales en entornos del mundo real pueden ser más generalizados de lo que la mayoría de las personas se dan cuenta. A menudo se asume que uno de los objetivos principales del sistema visual es recrear el entorno, formando una representación en el cerebro lo más precisa posible. Sin embargo, las investigaciones realizadas durante los últimos diez o quince años han demostrado que este no es el caso. En lugar de reproducir imágenes dentro del cerebro, los resultados de la investigación indican que lo que percibimos es una versión de la realidad sistemáticamente alterada. Parte de lo que «vemos» son las oportunidades y los costos de actuar sobre el medio ambiente. Sin embargo, estas influencias no visuales no se limitan a factores relacionados con la energía: las emociones también son una fuente de información no visual que afecta la percepción visual. Además, las influencias de dicha información no visual generalmente aparecen orientadas hacia consecuencias beneficiosas tales como conservar energía, alcanzar metas o evitar el peligro.

Información bioenergética

Las colinas pueden parecen más empinadas y las distancias aparecen mayores cuando la energía metabólica es baja o cuando aumentan los costos de energía anticipados de subir una colina o caminar una distancia determinada. 

Investigaciones más recientes han evaluado directamente el papel de la bioenergética en las percepciones de la distribución espacial mediante la manipulación de los niveles de glucosa en sangre. Los resultados indicaron que una tarea mentalmente agotadora hizo que una colina pareciera especialmente empinada para aquellos que solo recibieron una bebida endulzada artificialmente, mientras que una bebida endulzada con glucosa rica en energía produjo percepciones de la inclinación que no eran tan exageradas. Además los participantes que informaron fatiga, mala calidad del sueño, estrés y estado de ánimo negativo también percibieron que las colinas eran más pronunciadas.. Estos hallazgos también se han replicado recientemente para distancias.

Emoción y percepción del trazado espacial

Así como la información que refleja el estado bioenergético de una persona se integra en las percepciones del entorno, la información de las emociones también puede integrarse.

Afecto como información

La hipótesis del «afecto como información»  es una explicación de la influencia del afecto, el estado de ánimo y la emoción en la atención, el juicio y el pensamiento. Enfatiza la idea de que el afecto proporciona información, y como la información está incorporada, también es motivadora. Las experiencias afectivas a menudo se caracterizan por tener dos dimensiones, valencia (agradable frente a desagradable) y excitación (excitación frente a calma). De acuerdo con la cuenta del «afecto-como-información», los sentimientos placenteros-desagradables son información encarnada sobre el valor (bondad contra maldad); mientras que los sentimientos de excitación y calma son información sobre la importancia o la urgencia.

Los estados de ánimo en lugar de ser una señal de algo en el medio ambiente, representan el estado del organismo mismo. Pueden, por lo tanto, proporcionar información importante para la acción reguladora. Por lo tanto, sentirse apático, cansado o triste socava cualquier motivación para la empresa o la aventura; mientras que sentirse enérgico, optimista o feliz puede llevar a alguien fuera de la seguridad de su cueva, casa o habitación de hotel y al mundo. 

La información emocional trasciende el momento.

Un sistema en el que las percepciones son moduladas por la energía disponible puede ser útil para tomar decisiones sobre la acción. Pero este arreglo solo maneja las decisiones sobre los obstáculos actualmente visibles. Y dado que los estados de ánimo también pueden reflejar los recursos actuales, su papel en la toma de decisiones también puede ser limitado. Las emociones, por otro lado, son reacciones a objetos que no necesitan estar físicamente presentes. Los objetos ausentes se pueden representar simbólicamente para que puedan ser del pasado, el futuro o la imaginación de uno. Las emociones pueden así informar decisiones sobre una variedad de situaciones con implicaciones a largo plazo e inmediatas.

Miedo

El miedo, por otro lado, no se refiere a los recursos actuales, sino también a la posibilidad de pérdida de recursos, una posibilidad que conduce a la vigilancia y la precaución. 

En investigaciones relevantes, se encontró que los individuos temerosos sobreestimaban la distancia desde un balcón hasta el suelo, en relación con los individuos que no temen. El miedo extremo a las alturas, la acrofobia, es una de las fobias más comunes, y los hallazgos recientes sugieren que los acrofóbicos pueden, de hecho, percibir el mundo de manera diferente al resto de nosotros. Las personas con acrofobia pueden tener esta sensación no tanto como una reacción exagerada a ver las alturas, sino que al percibir que las alturas son más grandes que las de nosotros sin la fobia.

Conclusión

Tradicionalmente, el estudio de la percepción ha sido bastante distinto del estudio de la emoción. Los psicólogos han visto tácitamente la percepción, la cognición, la emoción y otros procesos básicos como fenómenos separables para estudiarlos de forma aislada. Sin embargo, cada vez más, estamos llegando a ver áreas relevantes del cerebro y los procesos que admiten como altamente interactivos.

Dicha interacción es claramente evidente en los estudios de emoción y percepción revisados ​​en este artículo. No solo es posible que la emoción influya en la percepción, sino que, de hecho, parece ocurrir con bastante frecuencia, en muchos niveles de percepción visual y en respuesta a una variedad de estímulos afectivos. La valencia y la excitación afectivas transmiten información sobre el valor y la importancia de los objetos y eventos, y los estudios que hemos revisado indican que dicha información se incorpora a la percepción visual del entorno. Por lo tanto, notamos que el miedo aumenta las posibilidades de ver amenazas potenciales, que los estados de ánimo positivos lo alientan a mantener la manera actual de ver las cosas y que los estados de ánimo negativos fomentan un cambio. La investigación también indica que los objetos en el entorno con relevancia emocional y motivacional atraen la atención y pueden ser detectados más fácilmente al parecer más grandes. Revisamos la evidencia de que la percepción se altera sistemáticamente de manera que puede ayudar al logro de la meta y que la emoción puede alterar la percepción del diseño espacial para motivar las elecciones de acción económica y disuadir las acciones potencialmente peligrosas. De esta manera, el acoplamiento de afecto y percepción permite que la información afectiva tenga efectos inmediatos y automáticos sin deliberar sobre el significado de estímulos emocionalmente evocadores o las consecuencias de acciones potenciales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here