Brain on stress: cómo el entorno social se mete debajo de la piel

Brain on stress: cómo el entorno social se mete debajo de la piel

Bruce S. McEwen

Brain on stress: how the social environment gets under the skin

 

INTRODUCCIÓN

El estrés es un estado mental que involucra tanto el cerebro, como el cuerpo, como sus interacciones; difiere entre individuos y no refleja solo eventos importantes de la vida, sino que también los conflictos y las presiones diarias que alteran los sistemas fisiológicos para producir un estrés crónico que, a su vez, es un factor en la expresión de la enfermedad. 

Esta carga refleja el impacto no solo de las experiencias de la vida sino también variaciones genéticas y comportamientos de salud individuales como la dieta, actividad física, sueño y abuso de sustancias; también refleja modificaciones epigenéticas estables que establecen patrones de por vida  de reactividad fisiológica.

Algunas hormonas del estrés crónico protegen el cuerpo a corto plazo y promueven adaptación (alostasis), pero a la larga, la carga de un estrés crónico provoca cambios en el cerebro y el cuerpo que pueden provocar enfermedades. Los circuitos cerebrales son plásticos pero si se somete a un estrés persistente puede ser desadaptativo.  

 

METODOLOGÍA

Revisión de artículos desde modelos animales al cerebro humano, sobre los efectos del estrés, en la vida temprana y adulta y en su repercusión. 

 

RESULTADOS

El cerebro es el órgano central del estrés y la adaptación. El entorno social y el entorno físico tienen efectos poderosos en el cuerpo y el cerebro a través de los sistemas neuroendocrino, nervioso autónomo e inmunitario. Dos procesos importantes son evidentes: el primer proceso es la incorporación biológica de experiencias tempranas, el tema de este artículo, que determina los rangos operativos de los sistemas fisiológicos para los efectos de las experiencias posteriores, y el segundo proceso es el desgaste acumulativo de lo físico y entorno social en el cerebro y el cuerpo que actúa a través de los sistemas neuroendocrino, autónomo, metabólico e inmunitario. Esta revisión se centra en el papel central del cerebro en ambos procesos y en la interacción de la inclusión biológica con el desgaste acumulativo a lo largo del curso de la vida; considera la naturaleza de las intervenciones que pueden alterar las predisposiciones y los riesgos creados por la inclusión biológica, así como las intervenciones causadas por las experiencias de la vida y los comportamientos perjudiciales para la salud que promueven la vida de las personas.

 

Carga acumulativa: alostasis, carga y sobrecarga

La alostasis como proceso activo de adaptación, de este proceso forman parte los efectos glucocorticoides agudos y crónicos que actúan en concierto con otros mediadores. La estimulación simpática aumenta la producción de citocinas inflamatorias que generalmente tiene acciones antiinflamatorias e inmunomoduladoras, pero también puede exacerbar la inflamación en algunas circunstancias. La activación parasimpática no sólo contrarresta los efectos de la activación simpática sino que también tiene acciones antiinflamatorias. Del mismo modo, los niveles bajos de citocinas inflamatorias tienen acciones neurotróficas y neuroprotectoras, mientras que la sobreproducción acompaña a una amplia gama de enfermedades del cerebro y el cuerpo. Finalmente, las hormonas metabólicas interactúan positivamente para mediar los efectos beneficiosos de la actividad física y negativamente para el síndrome metabólico.

 

Glucocorticoides e hipocampus

El descubrimiento de receptores para glucocorticoides en el hipocampo ha llevado a muchas investigaciones en modelos animales y la traducción al cerebro humano utilizando métodos modernos de imágenes. Los hallazgos más sorprendentes de los modelos animales han identificado la plasticidad estructural en el hipocampo. Los mediadores de esta plasticidad incluyen aminoácidos excitadores y glucocorticoides junto con una creciente lista de otros mediadores. 

Los estudios del hipocampo humano han demostrado la contracción del hipocampo no sólo en el deterioro cognitivo leve y la enfermedad de Alzheimer, sino también en la diabetes tipo 2, depresión mayor prolongada, enfermedad de Cushing y trastorno de estrés postraumático (TEPT). Además, en condiciones que no son de enfermedades como el estrés crónico, la inflamación crónica, la falta de actividad física y el desfase horario, se han informado volúmenes más pequeños del lóbulo temporal o del hipocampo.

Por lo tanto, además de su respuesta a los glucocorticoides, el hipocampo es un objetivo importante de las hormonas metabólicas que tienen una variedad de acciones adaptativas en el cerebro sano, que se ve perturbado en trastornos metabólicos.

 

Plasticidad estructural:

El descubrimiento y las implicaciones del estrés y los efectos de los glucocorticoides en el hipocampo han llevado a la exploración de otras regiones del cerebro involucradas en la cognición, el estado de ánimo y la autorregulación conductual. La amígdala muestra respuestas bastante diferentes al estrés agudo y crónico que el hipocampo. La amígdala responde a los glucocorticoides en la formación de recuerdos con carga emocional, y el estrés agudo provoca modificaciones estructurales en la amígdala. 

Traduciéndose al cerebro humano, se informa hiperactividad de la amígdala en la depresión mayor, así como trastornos de ansiedad, como el TEPT, y se ha informado un agrandamiento de la amígdala en la depresión aguda. Se informa un aumento de la reactividad de la amígdala a los rostros enojados y tristes en individuos con signos tempranos de enfermedad cardiovascular, lo que sugiere que el aumento de la actividad simpática y la reactividad de la presión arterial pueden ser una causa de la carga alostática como resultado de una mayor reactividad a las experiencias diarias a lo largo del tiempo. 

La corteza prefrontal es otro objetivo bien estudiado del estrés crónico. Hay encogimiento de las dendritas y pérdida de espinas en toda la corteza prefrontal medial, mientras que las dendritas se expanden en la corteza orbitofrontal . Debido a que la corteza orbitofrontal está involucrada en la determinación de la importancia de la recompensa o el castigo, este hallazgo puede reforzar los cambios en la amígdala basolateral. Para la corteza prefrontal medial, el deterioro inducido por el estrés se ha relacionado con una pobre flexibilidad cognitiva tanto en estudios en animales como en humanos.

 

Efectos de las experiencias fuertes en la vida temprana:

Los eventos de la vida temprana relacionados con el cuidado materno en animales, así como el cuidado parental en humanos, juegan un papel poderoso en la salud mental y física posterior, como lo demuestran los estudios de experiencias adversas en la infancia y el trabajo reciente que se menciona a continuación. Los modelos animales han contribuido enormemente a nuestra comprensión de cómo se ven afectados el cerebro y el cuerpo, comenzando con los estudios de «manejo neonatal». Los efectos transgeneracionales epigenéticos transmitidos por la atención materna son fundamentales para estos hallazgos. Además de la cantidad de atención materna, la consistencia en el tiempo de esa atención y la exposición a la novedad también son muy importantes no solo en roedores. El estrés prenatal perjudica el desarrollo del hipocampo en las ratas al igual que el estrés en la adolescencia. La ansiedad materna en el modelo de demanda de alimentación variable en monos rhesus conduce a la ansiedad crónica en la descendencia, así como a signos de síndrome metabólico.

En estudios sobre experiencias adversas en la infancia en poblaciones humanas, hay informes de un aumento del tono inflamatorio no solo en niños sino también en adultos jóvenes relacionados con el abuso en la vida temprana, que incluye lenguaje crónico y severo, así como abuso físico y sexual. El caos en el hogar se asocia con el desarrollo de conductas de autorregulación deficientes, así como con la obesidad. Cabe señalar que estos estudios se llevaron a cabo en una población de clase media, lo que indica que la pobreza no es la única fuente de estresores en la vida temprana.

Sin embargo, el bajo nivel socioeconómico (SES) aumenta la probabilidad de estresores en el hogar y el vecindario, incluidos los agentes químicos tóxicos como el plomo y la contaminación del aire. Sin una determinación de las causas exactas, se ha informado que se encuentra que los niños con bajo nivel socioeconómico tienen más probabilidades de tener deficiencias en las habilidades del lenguaje, así como en comportamientos de autorregulación y ciertos tipos de memoria. 

Además, haber crecido en un entorno de SES más bajo está acompañado de una mayor reactividad de la amígdala a los rostros enojados y tristes, que como se señaló anteriormente, puede ser un factor predisponente para la enfermedad cardiovascular temprana que se sabe que es más prevalente a niveles más bajos de SES. Finalmente, la depresión a menudo se asocia con un bajo SES; los hijos de madres deprimidas que fueron seguidas longitudinalmente mostraron un aumento en el volumen de la amígdala, mientras que el volumen del hipocampo no se vio afectado.

 

LIMITACIONES Y PUNTOS FUERTES

En el lado positivo, están los alelos reactivos que, en entornos enriquecedores, conducen a resultados beneficiosos e incluso mejores resultados en comparación con alelos menos reactivos, aunque esos mismos alelos pueden mejorar los resultados adversos en un ambiente estresante de la vida temprana. Con respecto a los resultados adversos y los entornos buenos y malos, debe reconocerse que los procesos alostáticos se ajustan por influencias epigenéticas para optimizar la adaptación de los individuos y la aptitud resultante para un entorno particular, ya sea más o menos. menos amenazante o enriquecedor. Sin embargo, hay compensaciones en términos de salud física y mental que, por un lado, pueden aumentar la probabilidad de transmitir los genes al mejorar el manejo de la adversidad y mejorar la salud mental y el éxito reproductivo general, pero por otro lado, pueden deteriorar la salud posterior (p. ej., al comer alimentos reconfortantes).

Para remediar los efectos del estrés crónico y la incrustación biológica asociada con la adversidad en la vida temprana, las intervenciones pueden incluir intervenciones farmacéuticas y conductuales o intervenciones que involucran actividad integrada del SNC en lugar de agentes farmacológicos, como terapia cognitiva conductual, actividad física y programas que promueven el apoyo social y la integración y el significado y el propósito en vida. 

 

CONCLUSIÓN

La capacidad del cerebro y el cuerpo para adaptarse al estrés agudo y crónico es un tema cada vez más importante en el mundo moderno. Lo que este resumen ha enfatizado es la interacción entre el desgaste acumulativo (carga / sobrecarga alostática) facilitada por los mismos mediadores que son esenciales para la adaptación y la supervivencia. El cerebro es el órgano central de la percepción y la respuesta a los factores estresantes, y es un objetivo de carga / sobrecarga alostática junto con el resto del cuerpo. La inclusión biológica de experiencias tempranas interactúa con las influencias del entorno químico y físico y establece el rumbo para el cuerpo, ya que trata de hacer frente a los desafíos durante el curso de la vida. Esta revisión también ha señalado que el individuo se adapta a entornos y experiencias particulares para lograr el éxito reproductivo; sin embargo, estas adaptaciones a un contexto pueden ser inadaptadas a otro entorno y, como resultado, pueden predisponer al individuo a una mayor carga / sobrecarga alostática.

En el caso de las experiencias adversas de la vida temprana en las que la adaptación se dirige a la amenaza y el peligro, aunque la prevención es el curso de acción mejor y más económico, también son necesarios tratamientos después de los problemas de salud física y mental. Esta revisión ha señalado que las terapias de arriba hacia abajo, a veces ayudadas por agentes farmacéuticos, tienen un potencial que debe explorarse más a fondo, porque la neurociencia y ahora, la práctica clínica están comenzando a reconocer el potencial de plasticidad cerebral después del período de desarrollo temprano.Brain on Stress

Finalmente, aunque esta revisión ha enfatizado los fundamentos neurobiológicos del estrés tóxico y tolerable y las experiencias adversas de la vida temprana, también ha observado muchos aspectos positivos de la plasticidad cerebral que involucran actividades como el ejercicio regular y experiencias que dan sentido y propósito a la vida, como en los conceptos de eudamonia y salud positiva mencionados anteriormente. Por lo tanto, un objetivo de investigación futuro debería ser proporcionar un marco neurobiológico para comprender la salud positiva, el efecto positivo y la autoeficacia y la autoestima, y cómo estos componentes están biológicamente incrustados en un entorno propicio por las influencias epigenéticas, incluidos los efectos sobre los alelos reactivos en el genoma.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here