El estudio de la Sincronía Bioconductual con el desarrollo de Emociones Conceptualizadas

La sincronía bioconductal

Bio-Behavioral Synchrony Promotes the Development of Conceptualized Emotions

Shir Atzil and Maria Gendron

Author information Copyright and License information Disclaimer

Curr Opin Psychol. Author manuscript; available in PMC 2018 Oct 1.

Published in final edited form as:

Curr Opin Psychol. 2017 Oct; 17: 162–169.

Published online 2017 Jul 17. doi: 10.1016/j.copsyc.2017.07.009

The publisher’s final edited version of this article is available at Curr Opin Psychol

See other articles in PMC that cite the published article.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5617801/

Como adultos, hemos estructurado representaciones conceptuales de nuestras emociones que nos ayudan a dar sentido y regular nuestra experiencia afectiva continua. La capacidad de usar conceptos emocionales es fundamental para hacer predicciones sobre el mundo y elegir la acción apropiada, como «Tengo miedo y voy a huir» o «Tengo hambre y voy a comer». Por lo tanto, los conceptos emocionales tienen un papel importante en ayudarnos a mantener nuestro equilibrio fisiológico o alostasis. Aquí sugeriremos que los bebés pueden aprender conceptos emocionales con el propósito de la regulación de la alostasis, y que la conceptualización es un componente clave en el desarrollo emocional. Además, sugeriremos que las díadas sociales facilitan el aprendizaje de conceptos debido a una característica evolutiva robusta observada en los recién nacidos de especies sociales: no pueden sobrevivir solos y dependen de los requisitos para la regulación de la alostasis. Dicha dependencia social crea una fuerza motriz robusta para el aprendizaje social de los conceptos emocionales, y hace que la diada social, que está diseñada para regular la alostasis del bebé, sea un medio óptimo para el aprendizaje conceptual. De acuerdo con eso, revisaremos la evidencia que muestra que el espacio de referencia neuronal para la emoción se superpone con los circuitos neuronales que soportan la alostasis (estriado, amígdala e hipotálamo) y la conceptualización (corteza prefrontal medial, corteza cingulada posterior), y que sus trayectorias de desarrollo son interrelacionados, y dependen de la asistencia social sincrónica.

RESUMEN

La autorregulación en la edad adulta depende biológicamente de la regulación social en la vida temprana

Entre las especies sociales, como los mamíferos y la mayoría de las aves, los recién nacidos no pueden sobrevivir solos, y dependen completamente de un cuidador dedicado para regular su equilibrio fisiológico en curso, o alostasis ** [1, 2]. Los recién nacidos necesitan asistencia social para regular su gasto de energía, temperatura y función inmunológica ** [3], y en consecuencia, el cuidado de la vida temprana asegura la supervivencia y el crecimiento del recién nacido. Es importante destacar que, si bien las madres regulan repetidamente la alostasis de sus hijos, también fomentan el desarrollo de la autorregulación * [4, 5]. El desarrollo cerebral de la descendencia depende de la provisión de atención materna adecuada en la vida temprana, particularmente en los circuitos neuronales involucrados en la alostasis, incluido el núcleo accumbens (NAcc), la amígdala y el eje hipotálamo-hipófisis-suprarrenal (eje HPA) ** [4, 6 , 7]. Se demostró en ratones que la regulación insuficiente de la alostasis de los cachorros, como en los casos de separación materna [8] o los bajos niveles de atención materna [9], causa modificaciones duraderas del sistema de regulación de la alostasis, lo que reduce su eficiencia para adaptarse a eventos estresantes ** [6]. Específicamente, la atención materna insuficiente provoca una mayor sensibilidad de la respuesta al estrés neuroendocrino y conductual, incluido un aumento a largo plazo de la reactividad del eje HPA, cambios en la expresión del receptor de glucocorticoides en el hipocampo y un aumento de los niveles basales de corticosterona [8], todos agentes alostáticos clave ** [ 6]. Las manifestaciones de dichos cambios neuroendocrinos se relacionan con el fenotipo conductual del animal de autorregulación, incluida la disminución de la exploración y el aumento de los comportamientos de inhibición en cachorros * [10]. Además de estos efectos HPA, el cuidado social en la vida temprana tiene consecuencias para la trayectoria de desarrollo de las regiones límbico-motivacionales que apoyan la alostasis y moldea el comportamiento. Por ejemplo, los hijos de madres con comportamiento maternal bajo muestran una disminución de la densidad de los receptores de benzodiazepina en la amígdala, menos expresión de los receptores de estrógeno en el hipotálamo y alteración de la liberación de dopaminérgicos en las regiones de recompensa, manifestada en el comportamiento por índices elevados de comportamiento similar a la ansiedad y disminución de la maternidad. sensibilidad en el futuro (para una revisión, ver * [10]). Por lo tanto, el desarrollo de la infraestructura neuronal necesaria para la autorregulación alostática en la edad adulta depende de la regulación social de la alostasis en la vida temprana, que también «programa» el fenotipo conductual a largo plazo de la descendencia de la descendencia.

La sincronía es una estrategia para la regulación social de la alostasis.

Una estrategia eficiente para regular la alostasis de otra persona es con la sincronía del comportamiento biológico. La sincronía del comportamiento biológico entre padres e hijos es la combinación de comportamiento, estados afectivos y ritmos biológicos entre padres e hijos, organizada en un patrón coherente continuo ** [11]. En los seres humanos, la sincronía entre padres e hijos se ha estudiado a fondo y se encontró que el comportamiento de crianza sincrónico es un proxy confiable para el apego padre-hijo, y refleja la sensibilidad y sintonía de los padres con el bebé ** [11]. Synchrony predice un desarrollo emocional óptimo, incluida la capacidad de reconocer la emoción en otros y de autorregular la emoción ** [11]. El cuidado sincrónico a menudo se considera la fuente de regulación afectiva de los bebés, lo que sienta las bases para un desarrollo emocional óptimo ** [11]. Por el contrario, los niños criados sin experimentar suficiente sincronía social sufrirán de un desarrollo emocional atípico ** [11, 12]. Sin embargo, aunque se establece que la sincronía entre padres e hijos es importante para el apego y la regulación afectiva, proponemos aquí que la sincronía regula mucho más que el efecto del bebé; La sincronía está evolutivamente predispuesta a mantener vivos a los bebés. A partir de la gestación, una madre controla la alostasis de su feto a través de la sincronización fisiológica madre-feto [13]. Después del parto, las madres continúan regulando la alostasis de los bebés [14-16] usando la misma estrategia de sincronía. Las madres regulan la temperatura de sus bebés manteniéndolos cerca para que sus temperaturas se sincronicen [15]. Las madres regulan la excitación de sus bebés con voz (cantando o hablando en voz alta o baja) [17], sincronizando sus ritmos cardíacos [18]. Las madres regulan la función inmune de sus bebés mediante la lactancia materna, sincronizando su macrobiota intestinal y los anticuerpos específicos de antígeno [19]. La sincronía es una estrategia eficiente para la regulación social de la alostasis en múltiples sistemas fisiológicos. Críticamente, cuando un cuidador cuida constantemente al bebé a través de la sincronía, además de garantizar la supervivencia, crea implícitamente un entorno óptimo para el aprendizaje.

 

El cuidado sincrónico facilita el aprendizaje de conceptos abstractos (emociones)

La atención social temprana determina el desarrollo de la autorregulación de la descendencia [20]. A diferencia de otras especies, los humanos son especiales porque tienen la capacidad cognitiva de vincular los conceptos abstractos con la regulación de la alostasis. Los bebés aprenden a clasificar la información según la probabilidad de coexistencia a través del aprendizaje estadístico [23-25]. Detectar la estructura dentro del entorno es un paso crítico en el desarrollo, desde un flujo sin sentido de información sensorial no predicha hasta poblaciones de instancias agrupadas en categorías que pueden representarse mentalmente como conceptos [25–27]. (Por ejemplo, con la experiencia, la regularidad estadística espacial en las características faciales percibidas por el bebé, se conceptualizará gradualmente como una «cara»). Dentro de las díadas sociales, los cuidadores facilitan implícitamente el aprendizaje estadístico, al proporcionar un condicionamiento temporal entre el aprendizaje conceptual y la recompensa obtenida de la interacción social. Esto es consistente con la visión más amplia de que los bebés son «constructivistas racionales» que están muestreando activamente información en su entorno [28]. Los cuidadores actúan como tutor (introduciendo nuevos conceptos, a menudo con lenguaje) y como refuerzo (a través de la regulación social de la alostasis). Dado que la alostasis está regulada por un agente social, ciertos conceptos sociales parecen ser los primeros y más sólidos conceptos que se pueden aprender: el condicionamiento entre la alostasis y el humano dará como resultado un aprendizaje rápido y poderoso de un concepto social fundamental: mamá (es decir, el agente que repetidamente lo hace todo mejor) [29]. De manera similar, este concepto puede ser papá u otro cuidador (es) que cumpla con las necesidades alostáticas del bebé. Una vez que se aprenden los conceptos sociales fundamentales para los cuidadores, los bebés adquirirán gradualmente otros conceptos culturalmente relevantes, introducidos por los cuidadores, y ayudarán en la regulación de la alostasis.

Los conceptos de emoción se encuentran entre los conceptos que mejor predicen la capacidad de un individuo para regular su propia alostasis a lo largo de la vida [30]. El afecto puede considerarse como las consecuencias interoceptivas de los cambios alostáticos. Como tales, las propiedades del afecto, a saber, la valencia y la excitación, se pueden definir utilizando el concepto de alostasis: la valencia representa la experiencia subjetiva de la desviación de la alostática (valencia negativa) o la recuperación de la alostasis (afecto positivo), mientras que la excitación representa la amplitud del cambio. . Los conceptos emocionales ayudan a organizar estados afectivos dentro de una situación dada en eventos significativos basados ​​en experiencias pasadas. Estos conceptos transmiten y organizan información sobre las circunstancias, las acciones y los resultados previstos. Críticamente, los conceptos de emoción no son representaciones estáticas, son predicciones flexibles que están pobladas por un conjunto de instancias variables; están fundamentadas [31] por información específica de modalidad vinculada a las situaciones en las que ocurren [32, 33]. Simplemente invocar un concepto de emoción puede tener un impacto poderoso en la experiencia o percepción de la información afectiva (es decir, alostáticamente relevante) [34]. Como tal, los conceptos emocionales moldean el comportamiento y la fisiología [35], y sirven como herramientas para regular la alostasis.

A partir del desarrollo temprano, los conceptos de emoción se construyen en el contexto de las díadas sociales. Los bebés aprenden nuevos conceptos al sincronizar su atención con los demás, durante los casos de atención conjunta [36] y al aprovechar el poder del lenguaje. Las categorías de emociones no están hechas de instancias homogéneas de experiencia, y no todas las instancias dentro de una categoría de emoción (por ejemplo, «miedo») se parecen, se sienten iguales o tienen la misma firma biológica [37]. Hemos propuesto que el lenguaje (incluidas las palabras para las emociones) ayuda a superar la naturaleza abstracta, variada y situada de las instancias emocionales * [37, 38]. Las palabras superan la variación al servir como un «marcador de posición de esencia» o «pegamento» para unir las instancias en una categoría [39]. La adquisición de conceptos emocionales parece comenzar ampliamente. Los conceptos rudimentarios para los estados afectivos: el descontento y el placer aparecen primero de manera confiable ** [40], e indican ampliamente el estado alostático (por ejemplo, afectación negativa de la alostasis versus afecto positivo que recupera la alostasis). Los conceptos detallados de la emoción (por ejemplo, ira o tristeza) emergen más lentamente durante la primera infancia ** [40]. En la diada social, el uso del lenguaje guía el complejo aprendizaje estadístico sobre las emociones [41]. El uso cuidadoso de las palabras de emoción (así como otro lenguaje mental, incluidas las palabras para pensamientos y deseos) predice el uso posterior de los términos de la emoción por parte de la descendencia [42]. Es importante destacar que el uso temprano de las palabras de emoción por parte de los cuidadores se dirige con mayor frecuencia a etiquetar el estado del bebé (en oposición al autoetiquetado en el adulto) en el contexto de la regulación [43], que sirve para vincular directamente estos conceptos con la alostasis del bebé. Además, la prevalencia de atención conjunta en la diada social en el primer año de vida predice el grado en que un niño usa el lenguaje emocional más adelante [44]. Por lo tanto, la diada social es un vehículo que promueve el condicionamiento temporal entre el uso de conceptos emocionales y la regulación de la alostasis. En las díadas sincrónicas, este concepto de aprendizaje emocional se ve incrementado por el refuerzo de la regulación de la alostasis, de manera que el cuidado sincrónico facilita el desarrollo de conceptos funcionales abstractos (por ejemplo, emoción).

La construcción de emociones por parte del cuidador es una estrategia social diseñada para reconocer y eventualmente regular la alostasis del bebé ** [6]. El cuidador, que está en sintonía con la alostasis de su bebé, organiza constantemente la experiencia subjetiva momentánea de su bebé en categorías de emociones construidas. Los seres humanos pueden aprender a categorizar instancias de su propia experiencia afectiva en categorías de emoción al confiar en estas experiencias tempranas conferidas por la diada social [45]. Los niños aprenden gradualmente a compartir sus propias emociones con los demás, y luego a detectar y compartir las emociones de los demás [46, 47]. Como tal, la emoción es inherentemente una característica social de la experiencia. Aprender a categorizar independientemente la experiencia subjetiva en categorías de emoción es un hito en el desarrollo de la emoción [48, 49], que depende de la atención sincrónica (Figura 1). En consecuencia, los conceptos emocionales también varían considerablemente entre culturas [50] debido a que las situaciones, acciones, perspectivas sociales, etc., que se destacan por un concepto compartido varían según los valores y la estructura de una cultura. Las diferentes culturas utilizan diferentes modos de regular el sistema nervioso con conceptos. Por ejemplo, algunas culturas parecen conceptualizar eventos «afectivos» con menos mentalización pero más conceptos de acción * [51, 52], lo que sugiere que puede haber una variabilidad cultural inexplorada en la regulación de la alostasis y la trayectoria óptima para el continuo social diádico.

A dyadic continuum of emotion development

Los hitos del desarrollo de los bebés dependen de la provisión por parte de los cuidadores de la regulación de la alostasis y el uso del lenguaje. Como los cuidadores regulan la alostasis de los bebés, los bebés adquieren experiencia en la habilidad social rudimentaria de la sincronía. A partir de entonces, a medida que se desarrolla la atención [53], los bebés aprenden a compartir su atención con el cuidador [54] ya sincronizar el conocimiento conceptual. La crianza sincrónica fomenta la capacidad del niño para usar los conceptos * [55], y el uso del lenguaje del estado mental por parte de los padres promueve que los niños etiqueten sus propias emociones [42] y luego reconozcan y representen los estados mentales de otras personas [42, 43, 46]. Los niños confían en el condicionamiento social entre los conceptos de la emoción y la alostasis para el desarrollo de la cognición social, mientras aprenden a usar los conceptos de la emoción para comprender y regular la alostasis de otras personas. El gradiente de color representa el desarrollo de conceptos; el color más oscuro indica la creciente capacidad del bebé para representar conceptos y, por lo tanto, participar en la autorregulación. Los cuidadores sincrónicos ajustan cuidadosamente su aporte según la etapa de desarrollo del bebé.

Los procesos del cuidador son críticos para la conceptualización y el desarrollo emocional

Como se ilustra en la Figura 1, una cascada de procesos de cuidadores se desarrolla a través del desarrollo, lo que promueve la conceptualización y permite que ocurra el desarrollo de las emociones en el niño. La variabilidad en la calidad de los procesos del cuidador puede impactar esta trayectoria de desarrollo de la emoción. En casos de regulación materna insuficiente, la trayectoria de desarrollo óptima cambia para colocar a los bebés en riesgo de psicopatología [56]. Recientemente se demostró que las madres que sufren de depresión posparto son menos sincrónicas con sus bebés, y esa reducción de la sincronía social interrumpe la regulación de las emociones de los bebés * [57]. Los autores sugirieron que la regulación comprometida de la emoción se transfiere conductualmente de la madre deprimida a su bebé. Se demostró por separado que la sincronía entre padres e hijos promueve el uso de los conceptos * [12] por parte de los niños, y la reducción de la capacidad de respuesta materna entre las madres con depresión post-parto perjudica el aprendizaje conceptual de los bebés [58]. Las madres que sufren de depresión posparto usan menos el habla dirigida al infante y muestran dificultad para establecer y mantener eventos de atención conjunta * [55]. En consecuencia, la depresión materna después del parto afecta negativamente el desarrollo del lenguaje de los bebés * [55]. Además, la experiencia social aberrante entre los niños maltratados se asocia con las percepciones de los niños sobre las expresiones emocionales, como una mayor sensibilidad a las señales de ira * [59]. Es importante destacar que la falta de socialización temprana de las emociones se puede remediar en parte con el uso posterior del lenguaje emocional por parte de los cuidadores (es decir, se introdujo en niños adoptados a los 3 años de edad) [60], lo que sugiere cierta flexibilidad en la trayectoria ideal de desarrollo y señala la importancia de Experiencia infantil en el desarrollo emocional.

Sobre la base de esta evidencia de que la experiencia social y el cuidado materno son cruciales para el desarrollo tanto del concepto como de la emoción, se sugiere aquí que la sincronía, la emoción y la conceptualización están interrelacionadas. Proponemos que la atención sincrónica apoya el desarrollo óptimo de la emoción porque fomenta la conceptualización de los eventos emocionales, que es fundamental para la autorregulación. El cambio en el desarrollo de la emoción visto en las díadas patológicas podría ser el resultado de una conceptualización deficiente debido a una regulación materna insuficiente. Por lo tanto, el papel mecanicista de la conceptualización en el desarrollo de las emociones en la infancia garantiza futuras investigaciones empíricas.

Espacio de referencia neuronal común para la emoción, la alostasis, la conceptualización y el cuidado materno sincrónico

La inspección de los circuitos neuronales que apoyan la conceptualización de la emoción se corresponde con los vínculos teóricos y empíricos entre los conceptos de la emoción y la alostasis. El espacio de referencia neuronal para las emociones, según se evaluó en el metanálisis de neuroimagen ** [61], se puede descomponer en regiones asociadas con la conceptualización, incluida la corteza prefrontal medial (mPFC) y la corteza cingulada posterior (PCC) [62], y las regiones asociado con la alostasis, particularmente el cuerpo estriado, el hipotálamo y la amígdala ** [6]. Estas regiones se reclutan constantemente en estudios de cualquier categoría de emoción discreta, incluidos el miedo, el disgusto, la felicidad, la tristeza y la ira ** [61]. Por lo tanto, estas regiones no son específicas de una categoría de emoción, sino que están involucradas cuando las emociones se conceptualizan como una categoría. Esto sugiere que los humanos pueden asociar características neuronales que apoyan la alostasis y la conceptualización al categorizar emociones.

Los circuitos neuronales que apoyan la alostasis y la conceptualización se asocian en el cerebro humano para soportar múltiples experiencias mentales, incluida la emoción

  1. Un modelo neural para la alostasis (amarillo) y la conceptualización (azul). La amígdala, el núcleo accumbens (NAcc), el hipotálamo y la glándula secretora hipofisaria están involucrados en la regulación de la alostasis [6]. El sistema endocrino hipotálamo-hipofisario es una vía de retroalimentación del cerebro y el cuerpo que regula la glándula suprarrenal (a través del eje HPA), pero también la función gonadal y tiroidea, que controla por completo los procesos alostáticos múltiples, incluidos el crecimiento, la reproducción, la inmunidad, el estrés y el metabolismo [68 ]. Se ha demostrado que la corteza prefrontal medial (mPFC) y la corteza cingulada posterior (PCC) están involucradas en la capacidad mental de los humanos para mantener y usar representaciones internas de conceptos [62, 69]. B) En los humanos, estas regiones están conectadas intrínsecamente, formando una red neuronal [63] que asocia los circuitos límbicos (en amarillo) con los circuitos corticales (en azul), lo que demuestra una asociación funcional entre la alostasis y la conceptualización. La función neural en este circuito se ha asociado con diferentes experiencias, incluidas la emoción ** [70], el funcionamiento social [71] y la vinculación sincrónica * [64].

Conclusiones

La evidencia sugiere que, si bien las madres cuidan a sus bebés de manera síncrona, utilizando circuitos cerebrales involucrados en la conceptualización y la alostasis * [64], los bebés desarrollan gradualmente el circuito neuronal equivalente [73], proporcionando la infraestructura para las habilidades cognitivas y emocionales. Con la maduración de este circuito neural, los niños desarrollan independencia en el uso de conceptos emocionales para regular su propia alostasis. Además, con la atención sincrónica, la díada social se convierte en una plantilla: los niños están capacitados experiencialmente para convertirse en expertos sociales, y eventualmente aprenden a usar los conceptos de la emoción para regular su propia alostasis y la de otras personas. Este hipotético mecanismo para la transmisión intergeneracional de la emoción incorpora las importantes influencias epigenéticas y postnatales en el desarrollo de la emoción, y apunta a futuras investigaciones que evaluarán la emoción como un esquema adquirido de conceptos culturalmente relevantes.

 

Titulares

  • Los recién nacidos dependen vitalmente de un cuidador para la regulación fisiológica o alostasis.
  • La Sincronía de comportamiento biológico de padres e hijos (por ejemplo, comportamiento coincidente, estados afectivos y ritmos biológicos) respalda la regulación continua de la alostasis del bebé.
  • Las interacciones sociales son gratificantes porque la regulación de la alostasis es un refuerzo natural.
  • La interacción social facilita el desarrollo de la emoción al reforzar el aprendizaje de los conceptos de la emoción con una recompensa social mediada por la alostasis.
  • Los circuitos cerebrales involucrados en la emoción se superponen con los circuitos de alostasis y conceptualización.
  • El papel de la interacción social en la formación del desarrollo de las emociones destaca las emociones como conceptos aprendidos.
Bio-Behavioral Synchrony

References

*1. McEwen BS, Wingfield JC. The concept of allostasis in biology and biomedicine. Hormones and Behavior. 2003;43:2–15. [PubMed] [Google Scholar]

*2. Sterling P. Allostasis: A model of predictive regulation. Physiology & Behavior. 2012;106:5–15.[PubMed] [Google Scholar]

*3. Winberg J. Mother and newborn baby: mutual regulation of physiology and behavior—a selective review. Developmental psychobiology. 2005;47:217–229. [PubMed] [Google Scholar]

*4. Sanchez MM, McCormack KM, Howell BR. Social buffering of stress responses in nonhuman primates: Maternal regulation of the development of emotional regulatory brain circuits. Soc Neurosci. 2015;10:512–526. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

*5. Meaney MJ. Mother nurture and the social definition of neurodevelopment. Proceedings of the National Academy of Sciences. 2016:201605859. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

**6. Ganzel BL, Morris PA, Wethington E. Allostasis and the human brain: Integrating models of stress from the social and life sciences. Psychol Rev. 2010;117:134–174. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

  1. McGowan PO, Sasaki A, D’Alessio AC, Dymov S, Labonte B, Szyf M, Turecki G, Meaney MJ. Epigenetic regulation of the glucocorticoid receptor in human brain associates with childhood abuse. Nat Neurosci. 2009;12:342–348. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]
  2. Murgatroyd C, Spengler D. Epigenetics of early child development. Front Psychiatry. 2011;2:16.[PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]
  3. Champagne FA. Epigenetic mechanisms and the transgenerational effects of maternal care. Front Neuroendocrinol. 2008;29:386–397. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

*10. Curley JP, Champagne FA. Influence of maternal care on the developing brain: Mechanisms, temporal dynamics and sensitive periods. Frontiers in neuroendocrinology. 2016;40:52–66. [PMC free article][PubMed] [Google Scholar]

**11. Feldman R. Parent-infant synchrony and the construction of shared timing; physiological precursors, developmental outcomes, and risk conditions. J Child Psychol Psychiatry. 2007;48:329–354. [PubMed] [Google Scholar]

*12. Feldman R. On the origins of background emotions: from affect synchrony to symbolic expression. Emotion. 2007;7:601–611. [PubMed] [Google Scholar]

  1. Rao PNS, Shashidhar A, Ashok C. In utero fuel homeostasis: Lessons for a clinician. Indian Journal of Endocrinology and Metabolism. 2013;17:60–68. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]
  2. Vogt Merly C, Paeger L, Hess S, Steculorum Sophie M, Awazawa M, Hampel B, Neupert S, Nicholls Hayley T, Mauer J, Hausen AC, et al. Neonatal Insulin Action Impairs Hypothalamic Neurocircuit Formation in Response to Maternal High-Fat Feeding. Cell. 156:495–509. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]
  3. Levin BE. Metabolic imprinting: critical impact of the perinatal environment on the regulation of energy homeostasis. Philosophical Transactions of the Royal Society of London B: Biological Sciences. 2006;361:1107–1121. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]
  4. Bauman D. Regulation of nutrient partitioning during lactation: homeostasis and homeorhesis revisited. Ruminant physiology: digestion, metabolism, growth and reproduction. 2000:311–328. [Google Scholar]
  5. Nakata T, Trehub SE. Infants’ responsiveness to maternal speech and singing. Infant Behavior and Development. 2004;27:455–464. [Google Scholar]
  6. Feldman R, Magori-Cohen R, Galili G, Singer M, Louzoun Y. Mother and infant coordinate heart rhythms through episodes of interaction synchrony. Infant behavior & development. 2011;34:569–577.[PubMed] [Google Scholar]
  7. Arrieta MC, Stiemsma LT, Amenyogbe N, Brown EM, Finlay B. The intestinal microbiome in early life: health and disease. Front Immunol. 2014;5:427. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]
  8. Feldman R, Rosenthal Z, Eidelman AI. Maternal-preterm skin-to-skin contact enhances child physiologic organization and cognitive control across the first 10 years of life. Biological Psychiatry. 2014;75:56–64. [PubMed] [Google Scholar]
  9. Fernandino L, Humphries CJ, Conant LL, Seidenberg MS, Binder JR. Heteromodal cortical areas encode sensory-motor features of word meaning. Journal of Neuroscience. 2016;36:9763–9769.[PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]
  10. Niedenthal PM. Emotion concepts. Handbook of emotions. 2008:587–600. [Google Scholar]
  11. Siegelman N, Frost R. Statistical learning as an individual ability: Theoretical perspectives and empirical evidence. Journal of Memory and Language. 2015;81:105–120. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]
  12. Krogh L, Vlach HA, Johnson SP. Statistical learning across development: flexible yet constrained. Front Psychol. 2012;3:598. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]
  13. Saffran JR, Aslin RN, Newport EL. Statistical learning by 8-month-old infants. Science. 1996;274:1926–1928. [PubMed] [Google Scholar]
  14. Tenenbaum JB, Kemp C, Griffiths TL, Goodman ND. How to grow a mind: statistics, structure, and abstraction. Science. 2011;331:1279–1285. [PubMed] [Google Scholar]
  15. Aslin RN, Newport EL. Statistical learning: From acquiring specific items to forming general rules. Curr Dir Psychol Sci. 2012;21:170–176. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]
  16. Xu F, Kushnir T. Infants are rational constructivist learners. Current Directions in Psychological Science. 2013;22:28–32. [Google Scholar]
  17. Welles-Nyström B, New R, Richman A. The ‘Good Mother’ Scandinavian Journal of Caring Sciences. 1994;8:81–86. [PubMed] [Google Scholar]
  18. Barrett LF. How emotions are made. Houghton Mifflin Harcourt; 2017. [Google Scholar]
  19. Barsalou LW. Grounded cognition. Annual Review of Psychology. 2008;59:617–645. [PubMed] [Google Scholar]
  20. Wilson-Mendenhall CD, Barrett LF, Barsalou LW. Situating emotional experience. Frontiers in Human Neuroscience. 2013;7:1–16. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]
  21. Oosterwijk S, Mackey S, Wilson-Mendenhall C, Winkielman P, Paulus MP. Concepts in context: Processing mental state concepts with internal or external focus involves different neural systems. Social neuroscience. 2015;10:294–307. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]
  22. Lindquist KA, MacCormack JK, Shablack H. The role of language in emotion: predictions from psychological constructionism. Front Psychol. 2015;6:444. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]
  23. Winkielman P, Niedenthal P, Wielgosz J, Eelen J, Kavanagh LC. Embodiment of cognition and emotion. APA handbook of personality and social psychology. 2015;1:151–175. [Google Scholar]
  24. Tomasello M. Joint attention as social cognition. Joint attention: Its origins and role in development. 1995:103–130. [Google Scholar]

*37. Barrett LF, Lindquist KA, Gendron M. Language as context for the perception of emotion. Trends in Cognitive Sciences. 2007;11:327–332. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

*38. Lindquist KA, Satpute AB, Gendron M. Does language do more than communicate emotion? Curr Dir Psychol Sci. 2015;24:99–108. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

  1. Xu F. The role of language in acquiring object kind concepts in infancy. Cognition. 2002;85:223–250.[PubMed] [Google Scholar]

**40. Widen SC, Russell JA. Children acquire emotion categories gradually. Cognitive development. 2008;23:291–312. [Google Scholar]

  1. Ruffman T, Taumoepeau M, Perkins C. Statistical learning as a basis for social understanding in children. British Journal of Developmental Psychology. 2012;30:87–104. [PubMed] [Google Scholar]
  2. Taumoepeau M, Ruffman T. Stepping stones to others’ minds: Maternal talk relates to child mental state language and emotion understanding at 15, 24, and 33 months. Child Development. 2008;79:284–302.[PubMed] [Google Scholar]
  3. Brown JR, Dunn J. ‘You can, cry, mum’: The social and developmental implications of talk about internal states. British Journal of Developmental Psychology. 1991;9:237–256. [Google Scholar]
  4. Brooks R, Meltzoff AN. Connecting the dots from infancy to childhood: A longitudinal study connecting gaze following, language, and explicit theory of mind. Journal of Experimental Child Psychology. 2015;130:67–78. [PubMed] [Google Scholar]
  5. Wang Q. “Did you have fun?”: American and Chinese mother–child conversations about shared emotional experiences. Cognitive Development. 2001;16:693–715. [Google Scholar]
  6. Rollo D, Sulla F. Maternal Talk in Cognitive Development: Relations between Psychological Lexicon, Semantic Development, Empathy, and Temperament. Frontiers in psychology. 2016;7 [PMC free article][PubMed] [Google Scholar]
  7. Adamson LB, Russell CL. Emotion regulation and the emergence of joint attention. Early social cognition: Understanding others in the first months of life. 1999:281–297. [Google Scholar]
  8. Smiley P, Huttenlocher J. Young children’s acquisition of emotion concepts. Children’s understanding of emotion. 1989:27–49. [Google Scholar]
  9. Balconi M, Amenta S, Ferrari C. Emotional decoding in facial expression, scripts and videos: A comparison between normal, autistic and Asperger children. Research in Autism Spectrum Disorders. 2012;6:193–203. [Google Scholar]
  10. Russell JA. Culture and the categorization of emotions. Psychol Bull. 1991;110:426–450. [PubMed] [Google Scholar]

*51. Gendron M, Roberson D, van der Vyver JM, Barrett LF. Perceptions of emotion from facial expressions are not culturally universal: Evidence from a remote culture. Emotion. 2014;14:251–262.[PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

*52. Gendron M, Roberson D, van der Vyver JM, Barrett LF. Cultural relativity in perceiving emotion from vocalizations. Psychological science. 2014;25:911–920. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

  1. Amso D, Scerif G. The attentive brain: insights from developmental cognitive neuroscience. Nat Rev Neurosci. 2015;16:606–619. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]
  2. Charman T, Swettenham J, Baron-Cohen S, Cox A, Baird G, Drew A. Infants with autism: an investigation of empathy, pretend play, joint attention, and imitation. Dev Psychol. 1997;33:781–789.[PubMed] [Google Scholar]

*55. Sohr-Preston SL, Scaramella LV. Implications of timing of maternal depressive symptoms for early cognitive and language development. Clin Child Fam Psychol Rev. 2006;9:65–83. [PubMed] [Google Scholar]

  1. Leerkes EM, Su J, Calkins SD, O’Brien M, Supple AJ. Maternal physiological dysregulation while parenting poses risk for infant attachment disorganization and behavior problems. Dev Psychopathol. 2016:1–13. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

*57. Granat A, Gadassi R, Gilboa-Schechtman E, Feldman R. Maternal Depression and Anxiety, Social Synchrony, and Infant Regulation of Negative and Positive Emotions. 2016 [PubMed] [Google Scholar]

  1. Milgrom J, Westley DT, Gemmill AW. The mediating role of maternal responsiveness in some longer term effects of postnatal depression on infant development. Infant Behavior and Development. 2004;27:443–454. [Google Scholar]

*59. Pollak SD, Kistler DJ. Early experience is associated with the development of categorical representations for facial expressions of emotion. Proceedings of the National Academy of Sciences. 2002;99:9072–9076. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

  1. Tarullo AR, Youssef A, Frenn KA, Wiik K, Garvin MC, Gunnar MR. Emotion understanding, parent mental state language, and behavior problems in internationally adopted children. Development and Psychopathology. 2015;28:1–13. [PubMed] [Google Scholar]

**61. Lindquist KA, Wager TD, Kober H, Bliss-Moreau E, Barrett LF. The brain basis of emotion: a meta-analytic review. The Behavioral and brain sciences. 2012;35:121–143. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

  1. Buckner RL, Andrews-Hanna JR, Schacter DL. The brain’s default network: anatomy, function, and relevance to disease. Ann N Y Acad Sci. 2008;1124:1–38. [PubMed] [Google Scholar]
  2. Bickart KC, Hollenbeck MC, Barrett LF, Dickerson BC. Intrinsic amygdala-cortical functional connectivity predicts social network size in humans. The Journal of neuroscience : the official journal of the Society for Neuroscience. 2012;32:14729–14741. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

*64. Atzil S, Touroutoglou A, Rudy T, Salcedo S, Feldman R, Hooker J, Dickerson BC, Catana C, Barrett LF. The Chemistry of Human Bonding: A Role for Dopamine [Google Scholar]

  1. George O, Le Moal M, Koob GF. Allostasis and addiction: role of the dopamine and corticotropin-releasing factor systems. Physiology & behavior. 2012;106:58–64. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]
  2. Koob GF, Le Moal M. Drug addiction, dysregulation of reward, and allostasis. Neuropsychopharmacology. 2001;24:97–129. [PubMed] [Google Scholar]
  3. Beauchaine TP, Neuhaus E, Zalewski M, Crowell SE, Potapova N. The effects of allostatic load on neural systems subserving motivation, mood regulation, and social affiliation. Development and Psychopathology. 2011;23:975–999. [PubMed] [Google Scholar]
  4. Sower SA, Freamat M, Kavanaugh SI. The origins of the vertebrate hypothalamic–pituitary–gonadal (HPG) and hypothalamic–pituitary–thyroid (HPT) endocrine systems: new insights from lampreys. General and comparative endocrinology. 2009;161:20–29. [PubMed] [Google Scholar]
  5. Binder JR, Frost JA, Hammeke TA, Bellgowan PS, Rao SM, Cox RW. Conceptual processing during the conscious resting state. A functional MRI study. J Cogn Neurosci. 1999;11:80–95. [PubMed] [Google Scholar]

**70. Lindquist KA, Barrett LF. A functional architecture of the human brain: emerging insights from the science of emotion. Trends in cognitive sciences. 2012;16:533–540. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

  1. Bickart KC, Dickerson BC, Barrett LF. The amygdala as a hub in brain networks that support social life. Neuropsychologia. 2014;63:235–248. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]
  2. Supekar K, Uddin LQ, Prater K, Amin H, Greicius MD, Menon V. Development of functional and structural connectivity within the default mode network in young children. NeuroImage. 2010;52:290–301.[PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

**73. Gao W, Zhu H, Giovanello KS, Smith JK, Shen D, Gilmore JH, Lin W. Evidence on the emergence of the brain’s default network from 2-week-old to 2-year-old healthy pediatric subjects. Proceedings of the National Academy of Sciences. 2009;106:6790–6795. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

  1. Fair DA, Cohen AL, Dosenbach NU, Church JA, Miezin FM, Barch DM, Raichle ME, Petersen SE, Schlaggar BL. The maturing architecture of the brain’s default network. Proceedings of the National Academy of Sciences. 2008;105:4028–4032. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]
  2. Fransson P, Skiöld B, Horsch S, Nordell A, Blennow M, Lagercrantz H, Åden U. Resting-state networks in the infant brain. Proceedings of the National Academy of Sciences. 2007;104:15531–15536.[PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]
  3. Blakemore SJ, den Ouden H, Choudhury S, Frith C. Adolescent development of the neural circuitry for thinking about intentions. Soc Cogn Affect Neurosci. 2007;2:130–139. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

**77. McRae K, Gross JJ, Weber J, Robertson ER, Sokol-Hessner P, Ray RD, Gabrieli JD, Ochsner KN. The development of emotion regulation: an fMRI study of cognitive reappraisal in children, adolescents and young adults. Social cognitive and affective neuroscience. 2012;7:11–22. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

  1. Hollerman JR, Schultz W. Dopamine neurons report an error in the temporal prediction of reward during learning. Nat Neurosci. 1998;1:304–309. [PubMed] [Google Scholar]

**79. Gee DG, Gabard-Durnam L, Telzer EH, Humphreys KL, Goff B, Shapiro M, Flannery J, Lumian DS, Fareri DS, Caldera C, et al. Maternal buffering of human amygdala-prefrontal circuitry during childhood but not during adolescence. Psychol Sci. 2014;25:2067–2078. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here